Refrescos durante el entrenamiento de una cuba

A todos nos gusta recibir empleados y distribuirlos con muchos platos originales. Desafortunadamente, generalmente estamos ganando e implementándonos para preparar nuestra querida comida ahora mismo. Sin embargo, resulta que a menudo las soluciones más prácticas son las mejores. Por lo tanto, vale la pena considerar la preparación de una tabla de quesos para los empleados.

Selección de quesosComo solo tenemos una oportunidad, vale la pena servir queso elaborado con varios tipos de leche: vaca, oveja y cabra. El único enfoque existe más allá de la creación de sus regiones. Esto permite a sus empleados conocer los platos de lugares donde no estaban a menudo. Vale la pena que esta circunstancia se prepare teóricamente y enriquezca la agradable degustación con la historia de todo, desde quesos servidos. Lo más importante, sin embargo, es preservar el orden de los sabores. En la pizarra, debemos separar los quesos buenos y suaves. Así que es para mejorarlos manteniendo el arreglo correcto.arregloOrganizamos los quesos en el rango, comenzando por el más suave (es mejor planearlo a las 12 en punto, y vamos gradualmente a los más grandes y más grandes. Gracias a esto, los empleados conocidos sentirán diferencias sutiles en el estilo y el aroma de los productos.estéticaPodemos dar queso de forma específica, dada a la última tabla, que compramos en la mayoría de las tiendas que ofrecen artículos de mesa. También podemos usarlo para el último soporte fuerte o la tabla de madera, teniendo siempre que debe vivir para la misma cosa. Algunos quesos, especialmente los que llegan, se sirven en partes más grandes. Otros pueden ser plegados. Aquí, los rebanadores de queso ayudarán, lo que nos permitirá cortar el queso en rebanadas secas y atractivas.extrasAdemás del queso, debemos servir a nuestros empleados con los aditivos apropiados. Pueden vivir en nueces, aceitunas, arándanos, mermelada de serbal, pasas y albaricoques secos. Todas las adiciones son muchas para montar en tazones especiales, de modo que no cambien con el queso que servimos. En una canasta especial, servimos pan blanco (preferiblemente una baguette crujiente o galletas.Buen vinoTambién debemos servir buen vino a la tabla de quesos. El sistema más popular será la selección de vinos de la misma región que el queso que proporcionamos.