Diplomacia de relaciones internacionales

Los contactos internacionales son muy conocidos en la era de la globalización. Los nuevos inventos en las industrias de transporte y comunicaciones han acortado significativamente la distancia entre países e incluso continentes. Ahora el destinatario recibe la carta después de unos días, y no después de unos meses, como era antes. Sin embargo, puedes & nbsp; llamar a alguien y conectarte directamente. El camino hacia el nuevo fin del mundo ya no es años, pero solo necesitas unas pocas horas en avión. Hoy en día, los países distantes son para nosotros a nuestro alcance y gracias a los medios de comunicación: prensa, televisión, internet.

Han aparecido muchas otras ofertas de cooperación. Viajar al extranjero se defendió más fuerte y más accesible, y por lo tanto, y con mucha más frecuencia. Hoy en día, puede llegar fácilmente al siguiente continente, donde diferentes artes también se aplican a diferentes costumbres. Solo un boleto de avión también puede aterrizarse en Asia, África o en una isla extranjera. La situación política en el mundo también está mejorando. Después de la implementación del espacio Schengen, se abolieron la mayoría de las posibilidades del Acuerdo Europeo y cualquier residente puede viajar con confianza entre países.

Los contactos multiculturales intensivos requieren una preparación adecuada. Una empresa que quiera adquirir nuevos mercados extranjeros se tomará mucho tiempo en contratar al intermediario adecuado que solo presentará la oferta propuesta. La interpretación es muy razonable en este caso. Una oficina polaca, asistida por un traductor, puede conquistar los mercados internacionales, llegando directamente a las partes interesadas. La visita de los representantes de la empresa automovilística japonesa en su propia fábrica será mucho más eficiente en presencia de un intérprete. Las reuniones políticas a nivel internacional también eran imposibles sin un intérprete. La presencia de una persona que puede hacer una cultura determinada evita contratiempos y ambigüedades. Esto es útil en grandes negociaciones, donde a veces pequeños detalles pueden afectar el logro de una transacción.