Aire aire

Todos los días, también en un lugar y en la oficina, estamos cubiertos con sustancias externas ricas que pretenden influir en nuestro crecimiento y calidad. Además de los desechos fundamentales, tales como: ubicación, temperatura, humidificación del medio ambiente y similares, tenemos que tomar ambos con diferentes humos. El aire que respiramos no existe perfectamente limpio pero contaminado, por supuesto, en un grado homogéneo. Antes de la contaminación en forma de polvo, podemos respetarnos usando máscaras con filtros, pero sin embargo, plantean en el aire otras amenazas que siempre son difíciles de detectar. Estos son principalmente humos tóxicos. Se pueden rastrear principalmente gracias a dispositivos de una forma como un sensor de gas tóxico que detecta partículas patógenas del contenido y advierte sobre su presencia, gracias a lo cual nos informa sobre la amenaza. Desafortunadamente, por lo tanto, el riesgo es muy grave, ya que algunas sustancias, cuando hay evidencia de Chad, son inodoras y, a menudo, su presencia en la esfera da como resultado un grave deterioro de la salud o la muerte. Además del monóxido de carbono, representan un peligro para nosotros y otros factores detectables por el detector, por ejemplo el sulfato, que en la concentración prolongada es insignificante y causa parálisis momentánea. Otro gas venenoso es el dióxido de carbono, igualmente peligroso como se mencionó anteriormente, y el amoníaco: gas que se produce en el aire, pero en una concentración más alta, peligrosa para los hombres. Los detectores de elementos venenosos también pueden detectar el ozono y el dióxido de azufre, que es más peligroso que el clima, y también la inclinación para cerrar el área cerca del suelo, desde el sentido actual hasta las formas a medida que estamos expuestos a esta base, los sensores deben ubicarse en un lugar similar Podía sentir la amenaza y contárnoslo. Otros gases peligrosos con los que el sensor puede advertirnos es el cloro corrosivo y el cianuro de hidrógeno altamente tóxico, así como la posibilidad de solubilidad en el agua, el peligroso cloruro de hidrógeno. Como sea necesario, debe instalar un sensor de gas tóxico.